Las comidas y las dietas equilibradas pero también acordes a cada persona son muy importantes en las personas mayores, que necesitan cuidar su salud todavía mejor, porque tienen mayores debilidades que pueden desembocar en alguna enfermedad. Eso lo tenemos muy en cuenta en nuestra residencia de ancianos en Madrid y, por ello, nos ocupamos especialmente para que los residentes estén bien alimentados, según sus necesidades, límites o requisitos personales. Pero, en general, ¿cómo debe ser la alimentación más correcta para ellos? Tras muchos años de experiencia en nuestro geriátrico en Madrid te damos algunas claves 🙂

Una excelente alimentación en la tercera edad

Las personas mayores sufren una serie de cambios fisiológicos que les afectan al bienestar y, ahí, la alimentación en la tercera edad juega un papel fundamental para la calidad de vida.

Por eso, las dietas deben ser ricas en todo tipo de nutrientes, con platos saludables y variados. Pastas, arroces, legumbres, frutas, verduras, lácteos, carnes, pescados, huevos y muchos más productos deben estar en tu día a día.
Si eres ya un anciano, debes empezar el día con esa energía suficiente que te aporta un desayuno completo, basado en un lácteo, una fruta y una pieza de pan, bizcocho o un sándwich. Luego, el resto de comidas del día deben ser igualmente de poco volumen, pero sí que contengan alimentos frescos, de temporada y con sabores potentes.

Incluye proteínas de origen animal y también vegetal para la conservación de tu grasa muscular. Toma vitaminas de todo tipo para mejorar las funciones de tu organismo y los minerales más necesarios para la tercera edad, como el calcio para fortalecer tus huesos. Al mismo tiempo, recuerda adaptar tus comidas o preparados a tu capacidad de masticar, recurriendo así a caldos, cremas, triturados, etc.
Por otro lado, esa buena alimentación en la tercera edad no debe dejar fuera de partida la práctica de ejercicio diario, moderado y adaptado a la capacidad de cada persona. Esto también es un factor esencial de mantenimiento de salud.

Algunas recomendaciones nutricionales

Te recomendamos reducir el consumo de grasas saturadas, azúcar y sal e incrementar el de grasas vegetales, tomando aceite de oliva. También es bueno consumir lácteos desnatados y, por supuesto, mantenerse hidratado durante todo el día, bebiendo agua en pequeñas cantidades. Además, debes comer siempre despacio.

Nuestra comida

Con todo lo descrito anteriormente, debes saber que disponemos de una variada y adaptable comida en nuestro geriátrico madrid para poder atender a cualquier persona mayor con sus necesidades específicas. Pero, más allá de lo que puedan o no puedan comer como consecuencia de sufrir alguna enfermedad, permitimos que puedan escoger las comidas según sus gustos. De esta manera, los residentes disponen de hasta tres primeros platos diferentes para elegir, así como otros tres de segundos. Esto, en todas las comidas y cenas diarias.

Así pueden, incluso, ir cambiando para no estar comiendo siempre lo mismo. Además, las elaboraciones que servimos son preparadas por cocineros y chefs que trabajan en el centro, creemos importante que se conozcan de primera mano las necesidades de nuestros residentes y por ello no trabajamos con catering. Desde los primeros manjares hasta los postres, todo es casero. ¡Disfruta así de cada menú en nuestra residencia de ancianos en Madrid!