Caída

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define las caídas como “la consecuencia de cualquier acontecimiento que precipita al individuo al suelo en contra de su voluntad.”

¿QUÉ ASPECTOS HAY QUE TENER EN CUENTA PARA EVITAR UNA CAÍDA?

– Intentar eliminar los factores de riesgo. Residencia San Luis Gonzaga es un centro libre de barreras arquitectónicas lo que favorece la movilidad y evita caídas. Dentro de las instalaciones no existen escalones y los pasillos tienen barras laterales para que los residentes puedan agarrarse a ellas en sus desplazamientos. Además, los baños también están completamente adaptados con suelos antideslizantes y pasamanos.

– Controlar las manifestaciones de riesgo de caída (marcha irregular, posturas forzosas al andar, cara de dolor al deambular, inestabilidad y desequilibrio, miedo durante la marcha, desorientación y confusión, etc.). Nuestro equipo profesional está preparado para detectar riesgo de caídas en los residentes y en caso de detectarlo establecer pautas de control para evitarlas.

– Controlar la medicación pautada. Algunos medicamentos pueden producir desorientación y desequilibrios. En caso de producirse estas consecuencias el equipo médico-sanitario intentará pautar una nueva medicación que no tenga estas consecuencias y ponga en peligro la integridad física del residente.

– Favorecer la capacidad funcional. Para ello las terapeutas ocupacionales y el fisioterapeuta de la residencia valoran a los residentes y les animan a su participación en las diferentes terapias con el objetivo de fortalecer o recuperar su capacidad para desempeñar las actividades básicas de la vida diaria. A mayor capacidad funcional menor dependencia y por tanto, menor riesgo de caídas.

– Levantarse lenta y progresivamente de la cama. Primero el tronco, luego sentarse en la cama y después levantar si puede ser aferrándose a algo o alguien. Es importante evitar los movimientos bruscos ya que pueden producir mareos y como consecuencia caídas. Es algo más común conforme se va envejeciendo debido a que los sistemas de regulación de la presión arterial se van deteriorando con los años y dejan de ser tan precisos.

– Comprobar que las gafas están correctamente graduadas ya que una mala graduación puede provocar mareos y vértigos. También es importante que en el caso de hipoacusia el audífono tenga pilas ya que también puede provocar desequilibrios.

– Conocer el beneficio de ayudas técnicas como bastones, andadores, muletas, etc., para adaptarse al entorno, estar más seguro y cubrir necesidades. Nuestro equipo de terapeutas ocupacionales pueden aconsejar sobre la ayuda que mejor se adapte a las necesidades de nuestros residentes. A veces una ayuda técnica mal elegida o utilizada también puede provocar caídas.

– Evitar la sobrecarga de mobiliario. La presencia de muchos muebles y alfombras aumenta el riesgo de caída. Residencia San Luis Gonzaga fomenta la decoración de las habitaciones por los residentes y sus familiares para que se encuentren lo mejor posible pero siempre indicamos que no se utilicen objetos que pudieran lastimar y que se debe evitar la saturación de mobiliario que pueda entorpecer el tránsito y provocar caídas.

Por tanto, como dice el refrán “más vale prevenir que curar”. En nuestro centro intentamos poner todos los medios necesarios para que nuestros residentes no sufran ninguna caída ya que éstas producen secuelas médicas y psicológicas a veces irreversibles.

Abrir chat
¿Necesita ayuda?