Si os decimos el nombre de Naomi Feil la mayoría de vosotros no sabrá quién es esta mujer. A los que conozcan de ella quizás sea porque su profesión tenga algo que ver con el ámbito geriátrico y/o gerontológico. Para aquellos que no la conozcan a continuación os explicamos quién es y cómo desarrolló una terapia no farmacológica pionera con personas con problemas cognitivos y que con el tiempo se ha extendido su aplicación por todos los rincones del mundo.

 

¿QUIÉN ES NAOMI FEIL?

 Naomi Feil  nació en Munich en 1932 pero creció en una residencia de mayores de Cleveland, donde sus padres trabajaban como profesionales pioneros de la rehabilitación. Se graduó en 1956 en la Escuela de Educación Social de la Universidad de Columbia de Nueva York y se especializó en los trabajos en grupo de personas mayores.1350306281026

Su fama vino cuando desarrolló el método “Validación” entre 1963 y 1980 como respuesta a su descontento con los métodos tradicionales de trabajo con las personas con deterioro cognitivo. En 1982 publicó Validation: The Feil Method. Entre otros libros y artículos científicos. Actualmente,  su método de “Validación” es aplicado en todo el mundo y forma parte de los programas de formación de gerocultores y cuidadores de geriatría.

 

¿QUÉ ES LA TERAPIA DE VALIDACIÓN?

La Terapia de validación se basa principalmente en la empatía con la persona con demencia, es decir, defiende que es más positivo “entrar” en la realidad que el enfermo ve y siente como real que él entre en la nuestra. Ello hará que la persona se encuentre más tranquila, segura y que se reduzca la ansiedad.

Con frecuencia las personas con algún tipo de demencia vuelven al pasado y  comienzan a vivir esos recuerdos como reales. Pueden experimentar experiencias pasadas positivas (su infancia jugando con los hermanos)  pero también pueden vivir situaciones negativas que les hagan sufrir y agitarse (como la dolorosa muerte de un hijo). En esta última situación el cuidador o familiar que esté acompañando al enfermo debe intentar calmarle y a ser posible lograr cambiar de conversación o situación para que se sienta tranquilo y deje la angustia. No obstante, siempre le prestaremos atención a lo que quiere expresar y nos mostraremos empáticos con ellos.

Es fundamental que nuestra interacción con él esté cargada de palabras cariñosas, que mantengamos el contacto visual, mostremos cercanía física, si se deja cogeremos y acariciaremos su mano, intentaremos observar y estar atentos a sus gestos y sus palabras para identificar qué nos quiere decir o el estado emocional en el que se encuentra.


¿QUÉ CREENCIAS Y VALORES TIENE LA VALIDACIÓN?libro

  • Todas las personas son únicas y deben ser tratadas como individuos.
  • Toda persona es valiosa independientemente de su grado de desorientación.
  • Hay motivos, no visibles claramente, detrás de la conducta de los mayores desorientados.
  • La conducta en la vejez no es solo en función  de los cambios  anatómicos cerebrales, sino también una combinación de cambios físicos, sociales y psicológicos.
  • Los mayores no pueden ser obligados a cambiar sus conductas, solo si la persona desea cambiarla.
  • Los mayores deben ser aceptados sin críticas.
  • Cuando falla la memoria reciente, los mayores tratan de restaurar el equilibrio  de sus vidas al recuperar los recuerdos más antiguos.
  • Los sentimientos  dolorosos disminuyen si se expresan, se reconocen y se validan  por un oyente. Así como los sentimientos dolorosos que se ignoran o reprimen adquieren fuerza.
  • La empatía aumenta la confianza, reduce la  ansiedad y restaura la dignidad.

 

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE ESTE TIPO DE TERAPIA?

–         La restauración de la autoestima

–         La reducción del grado en que los pacientes se aíslan del exterior

–         La promoción de la comunicación y  la interacción con otras personas

–         La reducción del estrés y la ansiedad

–         La estimulación del potencial residual

–         Facilitar la independencia el mayor tiempo

import_9865096_11

Por tanto, si un residente con Alzheimer,  por ejemplo, cree que su madre va a venir a recogerle porque cree que está en la escuela, los cuidadores y familiares que lo presencien no deben corregir esa creencia diciéndole que su madre falleció ya que lo único que se provocará es que el residente vuelva a sentir el duelo por la muerte de su madre y sufra. Deben validar su realidad y desarrollar el mayor grado de empatía hacia esa persona que cree que su madre va a venir ¿por qué negarle algo que él cree como real? También se da el caso frecuente que la persona cree que la cuidadora es su hija o alguien de su familia ¿para qué negarle que no lo es si se siente feliz y tranquilo teniéndola cerca? 

 

Bibliografía 

Validación: Un método para ayudar a las personas mayores desorientadas. Naomí Feil. Editorial Herder. 2002.

Abrir chat
¿Necesita ayuda?