A medida que envejecemos, aumentan las dificultades físicas y psicológicas, nos cuesta más recordar ciertas cosas, y nos podemos sentir desmotivados. La pérdida de habilidades forma parte del envejecimiento, sin embargo, pueden darse cuadros depresivos que pueden afectar emocionalmente a las personas mayores, así como influir en la memoria y en la capacidad de concentración.
Para evitar la demencia y lograr que el estado anímico sea positivo, es muy importante la figura del psicólogo especializado en la tercera edad, quien ofrece una atención personalizada a cada paciente para satisfacer sus necesidades.

El papel del psicólogo en la tercera edad

Que un geriatrico cuente con un psicólogo especializado es algo muy beneficioso, ya que, como hemos comentado, ayuda a mantener y fomentar el bienestar de las personas mayores para que se sientan más felices y motivadas. De esta forma observarán cómo la tercera edad es una etapa positiva de crecimiento y no la considerarán como algo negativo y triste.
Para ello, el especialista incide en aquellos factores psicológicos que permiten que las personas logren una adecuada adaptación a todos los cambios relacionados con el proceso de envejecimiento.
También promueve la participación activa para evitar el declive físico y social que suelen experimentar las personas de la tercera edad.

Son 4 los aspectos en los que trabaja el psicólogo:

-El estilo de vida y el rendimiento físico.
– Se trabaja la mejora del funcionamiento cognitivo. Para ello pueden llevarse a cabo terapia y
ejercicios para lograr la estimulación cognitiva.
– El trabajo a nivel afectivo y de afrontamiento frente a los cambios.
– El funcionamiento social y participativo.

Cómo se trabaja la mente en la tercera edad

Como hemos mencionado, es imprescindible lograr el bienestar psicológico, emocional y social para que los ancianos se sientan felices y motivados. En la residencia y centro de dia se trabaja la psicologia tanto de forma individual como grupal en distintos niveles, de tal forma que puedan detectarse y tratar casos de demencia o de secuelas derivadas de enfermedades neurológicas.
Para ello, se llevan a cabo diferentes actividades y talleres que favorecen el buen estado físico y psicológico de los residentes. Entre las actividades destacan los talleres de educación emocional, que trabajan la manera en la que las personas canalizan y afrontan sus emociones. También se llevan a cabo tratamientos de rehabilitación neuropsicológica.
Por otro lado, los talleres de arteterapia y musicoterapia contribuyen al desarrollo de habilidades creativas y a sentirse más felices. También se realizan actividades lúdicas que ayudan a mejorar sus relaciones interpersonales y sociales, así como la integración y práctica de diferentes habilidades.

En nuestra residencia de ancianos de Madrid contamos con profesionales que se preocupan y ofrecen un servicio de psicología adaptado para cada residente, para garantizar así su completo bienestar. Ofrecemos el servicio de psicología que atiende personalmente a cada residente en función de sus necesidades. Con esto logramos fomentar el bienestar de cada persona y mantener su estado anímico en buenas condiciones, ya que es algo fundamental para la calidad de vida de nuestros mayores. Asimismo, conseguimos que envejezcan a un ritmo normal y no padezcan demencia.

Abrir chat
¿Necesita ayuda?